Elisabeth_in_Garden-e1373318423606Negación.
Ira.
Negociación.
Depresión.
Aceptación.

Son las diferentes etapas del duelo, que definió, la prestigiosa psiquiatra Elisabeth Kübler-Ross en su libro On death and dying en 1969.

Negación — “Me siento bien.”; “Esto no me puede estar pasando, no a mi.” Como defensa temporal.

Ira — “¿Por qué a mi? ¡No es justo!”; “¿Cómo me puede estar pasando esto a mi?”; Emerge la ira y el resentimiento.

Negociación — “Déjame vivir para ver a mis hijos graduarse.”; “Haré cualquier cosa por un par de años más.”; Aparece la esperanza, la persona esta diciendo, “Entiendo que voy a morir, pero si solamente pudiera tener mas tiempo…”

Depresión — “Estoy tan triste, ¿Por que hacer algo?”; “Voy a morir, ¿Qué sentido tiene?”; “Extraño a mis seres queridos, ¿Por qué seguir?” Se empieza a entender la seguridad de la muerte. puede aparecer el silencio, rechazo de visitas, llanto.

Aceptación — “Todo va a estar bien.”; “No puedo luchar, debería prepararme para esto.” La muerte esta acercándose. Generalmente, la persona quiere que se la deje sola. Es el fin de la lucha contra la muerte.
Elisabeth Kübler-Ross desarrolla ampliamente y en profundidad en sus libros a través de experiencias vividas con pacientes terminales, cada una de ellas.

Estas pinceladas tiene como propósito el poder reconocerlas tanto en personas que están transitando por una enfermedad terminal, como en personas que están viviendo una situación de duelo.

El poder identificarlas desde el no interferir, permite y facilita a la persona elaborar el proceso que está viviendo desde el lugar donde se encuentra dando espacio a las necesidades que aparecen y ajustándose a su propio ritmo.

En una sociedad, donde se premia el hacer constante, resulta difícil el plantear el acompañar desde el no hacer, desde el estar. Desde ese ponerse al servicio del otro, dándole el espacio y respetando, pase lo que pase, las necesidades y deseos finales.

Pasar por las diferentes etapas forma parte de un proceso natural. El negarlas, en el caso de alguien que está pasando por un proceso de duelo de alguien allegado o el querer su entorno que “se anime, salga, se distraiga” no va a facilitar el proceso ni va a evitar el dolor de la ausencia.

La mejor ayuda, tanto en un caso, como en otro es ver, escuchar y estar por y para el otro de manera respetuosa ejercitando constantemente el “Amor Inteligente”.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s